CONAN

Conan es un personaje de ficción. Es un héroe bárbaro que vivió en nuestro mundo, en una época fantástica y casi olvidada (la Era Hyboria) que comprende los años entre el hundimiento de la Atlántida y las migraciones de los arios. Una época poblada de demonios y brujos. Conan, el personaje salido de la mente del autor tejano Robert E. Howard allá por 1932, ha sido uno de los hijos pródigos de la industria del cómic en los Estados Unidos. Existen muchos otros personajes de la historieta yanqui que le superan en edad (en edad tebeográfica, claro, los héroes no envejecen al mismo paso que nosotros, míseros mortales), caso de Flash Gordon, The Phantom, Batman, Superman o Dick Tracy y, dentro de los pertenecientes al Universo Marvel, los longevos Ka-zar, Namor, La Antorcha Humana o cualquiera de los grandes que todavía hoy siguen dando puñetazos: Los 4 Fantásticos, Capitán América, Thor y un largo etcétera.
Conan the Barbarian fue una serie de comic books de fantasía heroica, casi pionera en su género, que fue un éxito de ventas, de público, e incluso de crítica, haciéndose merecedores la serie y sus creadores de numerosos premios de la época. Al final, en 1970 aparece el primer cómic de Conan el Bárbaro,(1970–1993; 275 números) con Roy Thomas al guión.
Con el tiempo sería el guionista que mejor conocería el personaje, al que ya estará para siempre asociado en la mente de los lectores—, y Barry Smith a los lápices, con lo que fue éste el que nos enseñó por primera vez a Conan.
El Conan de Barry Smith es un joven cimmerio, de unos 17 años. Delgado pero musculoso, con un casco de cuernos en su parte frontal, y un extraño medallón.
Posteriormente, cuando la serie es ya un éxito, y Barry decide abandonar el personaje, se hace realidad la entrada de John Buscema en la serie, por lo que el aspecto del bárbaro cambiará —a veces incluso en las reelaboraciones de historias de B. Smith—, siendo bastante más adulto, más duro de facciones, y mucho más ancho de cuerpo; también desaparece el famoso casco.
El éxito del comic–book llevó a Marvel a plantearse publicar las aventuras del bárbaro en otros formatos. Así, en 1974 empezaría la publicación de The Savage Sword of Conan (1974–1995; 235 números), con formato de revista (magazine, en la terminología de la industria)
Teóricamente, «La Espada Salvaje de Conan» era un cómic más adulto que «Conan el Bárbaro». En «Conan el Bárbaro» se utilizaba la estructura habitual de otros cómics Marvel. Es decir, se narraba una historia de forma más o menos cronológica y lineal, con una trama que debía seguirse de número a número. Por su parte, «La Espada Salvaje» mostraba al personaje de forma más aislada: la mayoría de las historias concluían en el mismo número, lo que hacía mucho más interesante el material para el lector no habitual.
Portada ilustrada por Liberatore. Para coleccionistas.
Estos no fueron los únicos cómics en los que apareció el personaje de Conan, pero sí los más importantes, por duración, éxito y calidad. Además de series limitadas y apariciones esporádicas —así como las adaptaciones de las películas, y varias novelas gráficas—, también habría que mencionar las series King Conan (1980–1989; 55 números), que trataba las aventuras de Conan como Rey de Aquilonia, y Conan Saga (1987–1995; 97 números), intento de reimprimir en orden cronológico historias publicadas anteriormente.

En los 80, Roy Thomas abandona el personaje y a Marvel, y comienza la peor etapa del personaje. Los editores y guionistas se limitan a repetir fórmulas y tópicos, y a exagerar los elementos sobrenaturales, añadiendo cada vez monstruos y criaturas más exagerados (cuando Conan siempre ha sido un personaje relativamente realista). Las ventas se mantuvieron gracias a la llegada de nuevos lectores atraídos por el paso del personaje al cine (sobre todo con la primera película).
A principios de los 90, Roy Thomas volvería a ocuparse del personaje, intentando retomar los orígenes «literarios» de los guiones para hacer que Conan saliera de su decadencia. Sin embargo, era demasiado tarde, fuera por los 10 años de baja calidad, o porque el mercado del cómic había cambiado y Conan no había sabido adaptarse. Así, «Conan the Barbarian» fue cancelada (teniendo que resolverse la trama en «La Espada Salvaje»). Un par de años después también desaparecería «The Savage Sword of Conan».

Desde Europa se intentó, con el consentimiento de Marvel EEUU, seguir con La Espada Salvaje de Conan. Se trataba de un proyecto de la Marvel Italia, que implicaría a autores sobre todo europeos (principalmente españoles e italianos) y a algún norteamericano. Pero por diversos motivos, la serie se canceló, incluso sin acabar de editarse lo que debería haber sido la primera serie.

Porque a diferencia de lo comentado más arriba de que «La Espada Salvaje» de Conan mantenía sobre todo historias autoconclusivas, y de diferentes momentos de la vida de Conan, lo que se quiso hacer fue una especie de Conan el Bárbaro, contando una historia, una saga, que había que seguir número a número -aparte de las historias de relleno-. Pero ni eso se cumplió, ni todos los autores estaban por la labor. Así que en apenas unos quince números te encontrabas con historias que formaban parte de una historia mayor, historias autoconclusivas que no tenían nada que ver con lo que se había planteado desde la editorial, historias de relleno… Al final, como decimos, no funcionó, y se canceló sin haber acabado la «serie».
En 2003, Dark Horse , la tercera editora de cómics de Estados Unidos, se hace con la licencia del personaje y empieza a publicar una nueva serie. Además, también reedita recopilaciones de los comics de «Conan the Barbarian» (recoloreados por ordenador), bajo la cabecera de The Conan Chronicles.
La nueva serie de Conan está escrita por Kurt Busiek y dibujada por Cary Nord, cuyos dibujos a lápiz son coloreados directamente por ordenador (sin pasar por el proceso de entintado habitual del cómic), lo que les da un interesante y original aspecto.
El propósito de esta serie es contar todas las aventuras de Conan en orden cronológico, basándose únicamente en el material de Robert E. Howard y creando sus propias historias para rellenar los huecos. Las historias de la trama principal se han visto complementadas por historias «de relleno» realizadas por otros autores, que han tratado la infancia de Conan o momentos anecdóticos. Entre los autores que han participado o participarán se encuentran nombres tan aparentemente inesperados como Bruce Timm (creador de la serie de animación de Batman) o Mike Mignola (Hellboy).
Además de la serie regular, también se han publicado algunas miniseries, con lo que Conan vuelve a ocupar un lugar importante en las estanterías de las tiendas de cómics. Y, si los planes de Dark Horse siguen adelante, el Cimmerio ha vuelto para quedarse.
Dibujo a lápiz
Pero Conan sigue en pie, tensos los músculos. Y nos guiará en este repaso a los cómics de espada y brujería como el mejor de los cicerones.
Anuncios

Una respuesta to “CONAN”

  1. BUEN ARTICULO, Y BUEN BLOG, APARTE DE MI GUSTO POR LOS COMICS SOY FANATICO DE ROBERT E. HOWARD Y SUS PERSONAJES..
    EXCELENTE.
    SALUDOS!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: